Para poseer elegancia y distinción, las prendas juegan un papel fundamental, pero lo que realmente hace que estas características se cumplan, es el planchado que poseen las mismas, lo que nos lleva a la publicación de hoy, cómo se plancha un pantalón. 

Los pantalones, son piezas clave en los trajes, los que complementan a la parte superior de los mismos y que influyen enormemente en el conjunto.

Este tipo de prendas, en su totalidad, requieren de un cuidado especial, pero el tejido del que están compuestas es lo que determina finalmente si dicho cuidado debe ser mayor, confeccionado en una sastrería

El planchado de estas, puede realizarse de multitud de maneras, siendo la más sencilla acudir a una tintorería y despreocuparse. Sin embargo, en ocasiones, se necesitan planchar al momento, por lo que no da tiempo a llevarla a una tienda específica de planchado y es necesario ejecutar dicha acción en casa. 

Existen numerosos tipos de planchas en el mercado, siendo las más conocidas coloquialmente la plancha básica, la de vapor y la plancha vertical. Esta última suele ser la recomendada para el planchado de prendas delicadas, pero también es más actual y como consecuencia menos frecuente en las casas. Por ello, mostramos los pasos que se han de seguir a la hora de planchar unos pantalones de traje con una plancha básica o con una de vapor.

El primer paso y más esencial, es el de comprobar la etiqueta con los cuidados de la prenda o, en caso de no tenerla, atender al tipo de tejido o indicaciones dadas por el lugar de compra. De este modo, sabríamos la temperatura adecuada a la que se pueden someter los pantalones en su planchado.

En el caso de pantalones que tienden a brillar con el calor, es aconsejable utilizar planchas con base de cerámica o accesorios antibrillos, si no, se recomienda utilizar un trapo entre el pantalón y la plancha mejorando así el planchado.

Tras comprobar todas las características, se comienza la acción por los bolsillos, tanto anteriores como posteriores. Si es posible, con una plancha de vapor, ya que humedece cada zona y el planchado deja resultados excelentes. Posteriormente, se continua por el cierre y la cremallera, hasta completar toda la caja superior del pantalón.

Una vez finalizado el paso anterior, se continua por la parte inferior, planchando ambas piernas por separado. Este paso, se realiza diferente en función del tipo de pantalón.

En el caso de ser un pantalón sin raya en medio de la pernera, las costuras se dejan a cada lado y se pasa la plancha de arriba hacia abajo. 

Si el pantalón posee una raya, las costuras se hacen coincidir, para que esta no se deforme ni desaparezca y se plancha de arriba hacia abajo. 

Completando los pasos anteriores, el pantalón ya estaría planchado y listo para ser usado, eso sí, si se realizan sin ejercer demasiada presión para evitar arrugas indeseadas.

Finalmente, se acompaña el pantalón de una camisa y americana e incluso un chaleco, todas las prendas planchadas y adaptadas al cuerpo de la persona a vestir y se logra una imagen sofisticada, como si hubieses adquirido tus productos nuevos en una sastrería.