La camisa a medida es considerada una prenda muy versátil en el mundo de la moda. Ya sea de estilo informal o bien una para ocasiones más formales y serias, la camisa es la opción favorita entre los hombres.

Como ya podréis imaginar, no es solo cuestión de ir a una tienda, elegir una camisa, probarla, intuir que te queda bien y comprarla. Así como un traje hecho a medida tiene sus secretos para que calce perfecto, la camisa también esconde algunos trucos que develaremos a continuación.

Ya hemos hablado en otros posts sobre la universalización corporal que proponen los talles estandarizados de las tiendas de venta masiva de ropa. Bien puede darse el caso de que seáis un talle pequeño de cuello, pero mediano o grande de mangas, por lo que te será casi imposible encontrar una camisa que te quede perfecta.

Para eso estamos nosotros… en Cravati te aseguramos que tu camisa te quedará justa tal y como debe ser. Veamos qué aspectos se tienen en cuenta para que tu camisa hecha a medida en Madrid calce a la perfección.

Tejido

Importa y mucho en la confección a medida de tu camisa. Al optar por una camisa hecha solo para ti, estaréis en condiciones de elegir el tejido que más te guste y con el que tu piel se sienta más confortable. Desde un tejido de tipo convencional hasta un Loro Pana, las opciones son muy variadas.

El talle perfecto

El talle de tu camisa a medida en Madrid es aquel con el que te sientes cómodo, aquel que cuando te miras al espejo te causa satisfacción personal y eleva tu autoestima. La gran ventaja de confeccionar una camisa a medida es que podéis disimular los aspectos de tu cuerpo que no te gustan y resaltar aquellos que realzan tu imagen.

El cuello de la camisa

Debéis sentirte a gusto con el cuello, es decir que no te ajuste demasiado ni que quede holgado de más. Te daréis cuenta que es la medida justa porque podréis introducir un dedo entre tu cuello y el de la camisa sin problemas. A la vista, el cuello de la camisa debe apoyarse en todo el contorno de tu cuello de manera natural.

Hombros

El calce perfecto de hombros se da cuando la unión vertical de la manga y el hombro caen justo sobre el borde de tus hombros. El punto donde la línea del hombro se encuentra con la línea de prolongación del brazo por su lado externo. Una camisa muy apretada dificultará tus movimientos y una más grande, formará una especie de globo con el tejido sobrante.

Torso

Cuando la camisa no está hecha a tu medida, te daréis cuenta porque los botones se tensan una vez abotonados y puede provocar tirones en las mangas si el talle es demasiado pequeño para ti. Por el contrario, cuando el torso es más grande, el tejido de la camisa se ondula y produce pliegues. El torso perfecto es una parte muy importante y delicada de la camisa hecha a medida.

Mangas

En líneas generales, podemos decir que el largo de manga debe llegar hasta la base del pulgar con el puño desabrochado y debe quedar lisa y recta desde el hombro hasta el puño. Si es pequeña para ti, te dificultará el movimiento de los brazos. Si es más grande, sobra tejido por todos lados y parecerá una camisa prestada. La manga perfecta debe ser apenas más ancha en la parte superior del brazo que en el puño, de esta forma se garantiza una buena libertad de movimientos.

Puños

Puede parecer una obviedad, pero si te ajustan son pequeños y si tu mano se desliza por ellos con facilidad son grandes. El tamaño ideal de puño te permitirá sacarte la camisa con el puño abotonado y apenas dejar ver tu reloj.

Largo de la camisa

La longitud correcta de la camisa termina a unos pocos centímetros por debajo de la línea de la cintura. De esta manera, podréis levantar los brazos sin que la camisa se salga del pantalón.

Son muchísimos detalles los que se tienen en cuanta a la hora de confeccionar una camisa a medida. Recuerda que en Cravati te esperamos los mejores sastres de Madrid para hacer que tus camisas tengan un calce perfecto en tu cuerpo.